Marco Filosófico

“Toda la existencia de la persona humana está inmersa en un proceso dinámico de desarrollo: está siempre en camino para alcanzar su realización dentro del contexto histórico al que pertenece, pero mira más allá de su propia historia impulsado por el anhelo infinito de su razón y su libertad” (ENS 39)

El ser humano es un proceso inacabado, perfectible y con la encomienda de hacerse humano transformándose a sí mismo mientras transforma al mundo en el que vive. Bajo esta perspectiva, educar es poner las condiciones para que cada uno de nuestros alumnos logre convertirse gradualmente en la persona que quiere y está llamada a ser por medio de la consciencia, la libertad y el amor.

Así entonces, los lineamientos filosóficos que promueven el encuentro de este ser humano consigo mismo son:

1. SER HUMANO: Transformarse a sí mismo en quien me quiero y estoy destinado a convertirme

2. MUNDO HUMANO: Enfrentar el contexto en el que vive y adaptarse a él para hacerlo un lugar mejor

3. LOS VALORES: Apropiarse de valores de inspiración cristiana pero dinámicos en cuanto a que orientan la vida de las personas y cada una de sus decisiones cuando se han asumido libremente.

4. EL CONOCIMIENTO: Formar buenos cristianos y virtuosos ciudadanos exige hoy más que nunca, formar hombres y mujeres capaces de preguntar y de buscar respuestas, de pensar críticamente para vencer la inercia, la comodidad de la rutina e incidir en la transformación del mundo.

5. LA EDUCACIÓN: Frente a los numerosos desafíos del porvenir, la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social. Este proyecto suma el “evangelizar educando”, es decir, el convertir cada espacio educativo en una oportunidad en el encuentro con Jesucristo a través de los valores humanos.