LA PALABRA CONVENCE PERO EL EJEMPLO ARRASTRA